Osteopatía Visceral

La osteopatía es una especialidad de la fisioterapia que estudia las relaciones anatómicas y fisiológicas de las diferentes estructuras del organismo, desde una perspectiva esencialmente mecánica, con el fin de poder realizar un tratamiento físico más completo.

Utilizando la terapia manual como principal medio de tratamiento, la osteopatía permite aliviar diversas disfunciones y dolencias de origen mecánico (físico).

Aunque las técnicas manipulativas son las más conocidas dentro de la osteopatía, existen multitud de técnicas de diversa índole que pueden ser igualmente utilizadas en el proceso de tratamiento.

En el caso de la OSTEOPATÍA VISCERAL, ésta no es más que la aplicación de la osteopatía en aquellos problemas de origen mecánico que aquejan a los distintos órganos (vísceras) del cuerpo, no así aquellos de origen infeccioso o tumoral.

Así, la osteopatía visceral puede ser útil en cicatrices y adherencias post-quirúrgicas, en casos de depresión visceral (ptosis), en el alivio sintomático de las hernias de hiato, en infecciones de orina crónicas (sólo si el origen es mecánico), en la incontinencia urinaria, en algunos transtornos menstruales y ginecológicos en general, etc.

Es importante tener en cuenta que la osteopatía resuelve disfunciones mecánicas, esto es; alteraciones de la función mecánica de una estructura. No es una terapia adecuada en caso de patologías de carácter infeccioso o tumoral. Si usted padece patologías de este tipo, debe acudir a su médico.

0

0%